Mini Huertas

Tu mini Huerta

Con dedicación y cuidados mínimos, podrás tener los alimentos más sanos y frescos al alcance de tu mano.

Como dijo Hipócrates, “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.

Cada día, sin saberlo en la mayoría de los casos, adquirimos para nuestro consumo y el de nuestra familia, productos con trazas de pesticidas y fertilizantes químicos, cuándo no alimentos modificados genéticamente. Crecientes estudios científicos revelan una relación directa y clara entre éstos y un sinnúmero de dolencias y enfermedades. Por el contrario, la ciencia igualmente relaciona el bienestar y la salud con el consumo de productos orgánicos.

Mini huerta Arazá

Entonces, ¿Por qué no tener tu mini huerta para asegurar una alimentación rica, sana y natural? ¿Por qué no tener una ensalada rica y fresca siempre disponible?

Une a la familia y ayuda a criar a nuestros hijos: la huerta se gana el cariño de todos y especialmente de los más pequeños. Es una nueva actividad para compartir tiempo juntos, pudiendo disfrutar de cada etapa del proceso de cultivo y de los resultados obtenidos luego en la mesa. Le enseña a los niños la importancia de la constancia para alcanzar sus objetivos y el sentido de la responsabilidad. Y a aquellos que viven en la ciudad, los relaciona con la naturaleza desde sus primeros pasos. Observar los bichitos, arrancar yuyos, aprender a conocer las plantas por su forma, color, textura y aroma, y por supuesto cosecharlas es un disfrute máximo para los niños y un descanso de las pantallas.

La huerta también los llevará a comprender y conocer el ciclo natural de los alimentos, a valorarlos más y a adquirir un gusto por una alimentación sana y natural que los acompañará toda la vida.

La huerta es como la vida, compuesta de éxitos y fracasos, lo importante es que siempre tenemos la oportunidad de aprender y siempre podremos comenzar de nuevo. Esto constituye una manera de ver las cosas que los ayudará a ser felices a pesar de las adversidades.

Mini huerta Pitanga

Terapia gratis: el aroma de las plantas y las flores, la visita de las mariposas y el cuidado que le dedicaras al regar, remover la tierra o simplemente observar los cambios que se producen de un día a otro pueden ser una terapia maravillosa. Invaluables minutos de paz, calma y amor, a salvo de la acelerada rutina de la ciudad. También es una gran ayuda para la soledad y la pena. Nos hará sentir que tenemos una gran responsabilidad y que si lo hacemos bien, tendremos grandes recompensas. La naturaleza nos agradecerá el cuidado con sus tesoros más valiosos, alimentos llenos de sabor, aromas y nutrientes para saborear y regalar a nuestros amigos y familia.

En BIOTIPI queremos aportar nuestro granito de arena para cambiar nuestra sociedad. Comenzamos por el Merendero Esperanza y Guardería Rinconcito de Luz del asentamiento 24 de Junio de Punta de Rieles. Donamos un invernadero Ceibo para que los niños puedan incorporar la hermosa rutina. Compartimos con ustedes algunas fotos muy emocionantes que hablan por sí solas.

“Un invernadero es un nuevo espacio verde para ti y tu familia”

Una respuesta a «Mini Huertas»

Los comentarios están cerrados.